Francis Tomas y Diedro de 120. Muralla de Pombie. Midi d´Ossau.


De nuevo me animo a subir unos días al Pirineo. En esta ocasión hice cordada con mi amigo Javi. La idea era escalar un par de días, así que nos cogimos la tienda y demás aperos para disfrutar de esta singular montaña que es el Midi de Ossau.

Escalando en el Midi d´Osaau

Francis Tomas. 

La información previa que tenia de la vía ya me hacía pensar que no iba a ser de las fáciles. Y una vez escalada diré que así es. No regala ninguna tirada. La mayoría de los tramos son de los de navegar, con varios pasajes de difícil o escasa protección que van dándole intriga al asunto.
En alguno de los croquis marca grado obligado 6a+... creo que es acertado. Y como pista ya digo que no es por el segundo largo.
Fuimos sin clavos ni maza pero creo que en algún punto en concreto usarlos ayudarían a minimizar la exposición. Pues no están todos los clavos que se marcan en los croquis y no todos ofrecen excelentes garantías. En fin... que el alien y el toten negro trabajaron a destajo junto con los microfisureros en momentos de bastante intensidad. Ingredientes todos estos que combinaron perfectamente para alargar la jornada hasta las últimas horas del día. Horario caracolero... caracolero…  pero ajustado. Llegamos con luz suficiente para encontrar la línea de rapeles del Espolón Este. Hasta que no estás en encima no se ven. Bajarse no parece muy sencillo sin ellos... así que ojo con que te pille la noche si no lo conoces.

En el segundo largo.

Javi recuperándolo.
En el 4 largo. Ojo al roce de las cuerdas. Tuve que improvisar reunión un poco antes.
En el 5 largo. Chapar el buril no es broma, pero lo que viene luego tampoco...
En el sexto largo. Ir atentos a la reseña... 
Saliendo de la incomoda reunión de R7. Lago de los de disfrutar!!
En nuestro largo 9. un muro fisurado que se pone cada vez mas difícil.
Iniciando el largo 10. Exigente y fino de proteger.
Recuperando ese mismo largo.
El ambiente espectacular.
Llegando a la reunión.
Por fin en la linea de rapeles!! Por los pelos con luz.
De material llevamos hasta el 4 de camalot repitiendo con un juego Totems. También los pequeños de alien y algún fisu y microfisurero. Como decía antes, pasamos sin clavar, pero bueno... no creo que este de más llevar algún clavo por los por si acasos.
Os pongo los croquis que usamos... entre uno y otro te van despejando dudas.



Como datos de interés no busquéis los clavos ni en la R6 ni el siguiente largo cortito de 10 mts. Que en alguna reseña vienen marcados. Y en el antepenúltimo largo no vi claro un cambio a izquierdas  que dice la reseña de Matxiclim (L.9) a buscar dos clavos que tampoco vi... fui recto por el diedro  como marca otra de las reseñas.
En definitiva vía con carácter en la que conviene no infravalorar el grado... Recomendable para aquellos que ya hayan visto antes alguna otra peli en alguna sala de los cines Pombie.
Pues nada que a la tienda y a cenar para recuperar energías para mañana.

Diedro de 120. 

Tras el desgaste del día anterior la cosa estaba clara. Algo corto y de menos intensidad.

En el primer largo.

Javi en el segundo largo
Precioso tercer largo.
Llegando a R3
Y los "Amores" de verano en el Midi!!!
Nos gustó un montón. Además casi toda a la sombrita. De fácil protección, nos permitió disfrutar de bonitas tiradas y bonitos y atléticos movimientos sin los estreses del día anterior. Con la reseña  del señor Luichy sin ningún problema. 


Pues nada… poco más que contar. Después de comer algo y beber en la fuente del refugio. Recogida de tienda y regreso a casa. Volveremos!!


Saludos y buenas escaladas. 

Lejos de los Jili...Gatos y Silencio. Ordesa, Midi y Riglos.


Unos días por el Pirineo. Esta vez he ido con mi amiguete Ismael. La verdad que ahora que estoy lejos de estas paredes las valoro aún más si cabe. Reconozco que el paisaje y las sensaciones vividas en ellas hacen que a los dos días de estar por casa ya esté ojeando guías y reseñas para regresar en breve.

En la Comida para Gatos.
Lejos de los Gilipollas. Ordesa.

Todas las piadas leídas coinciden de la calidad de la vía y que aun siendo de las cortas bien merece una visita. Me sumo a esta afirmación. La ruta no defrauda en absoluto y te deja más que satisfecho.
A destacar el primer largo como el más difícil y exigente. Y el tercero como el más espectacular y bonito.
En cuanto a material la vía pide mucho. Lo que pone en la reseña no es exagerado.
En cuanto a la graduación los aperturistas en el croquis la reflejaron. Pero nos pareció que el primer largo estará más cerca seguro del 6c que del 6b. El segundo largo si le subes el plus creo que mejor. Y así, casi todos...
Creo que no me equivoco al decir que el grado en el croquis esta apretadoooorrr!!
En definitiva una pequeña gran ruta 100% Ordesa.

Ismael en el comienzo del segundo largo.
En el espectacular tercer largo.
Asegurando desde la penúltima reunión. Ojo con ese ultimo largo! Una fisura chulisima con final desplomado!!  Menudo final de fiesta. Ambientazo!!1
Y como siempre disfrutando hasta en la bajada!

El croquis!! En el quinto largo ir al árbol. No se porque no lo pintaron. Ayuda a quitar dudas.

Comida para Gatos. Midi.

Sin defraudarme no la recomendaría a la ligera...
Justo a la derecha de la súper clásica Espolón Este nace esta ruta del año 86. Siendo de las modernas guarda toda esa mentalidad y esencia de las vías ochenteras en cuanto a exposición y compromiso.

En la guía de Munsch, Ravier y Thivel pone excelente vía de fisuras!! Que nadie se lleve a engaño... Predominan los pasos de regletas en placa  típicas del Midi, eso sí, junto con un par de diedros excepcionales que son de lo mejorcito que he escalado por la zona.

El primer largo tiene en su arrancada lo más difícil de toda la vía!! O así lo vimos nosotros. Pues fue lo único que se nos atraganto en cuanto a mentalidad free se refiere. 
Lo que viene después es más fácil, pero cuidadín con esa placa que es de las de controlar estrés y escalar centrado. La reunión en dos clavos.

En el primer largo. Justo en lo fino filipino...
El segundo largo es un diedro 5 estrellas. De los de que crean afición. Reunion en tres clavos donde una perfecta triangulación con maillón nos indica que de aquí ya se han bajado. 
Largazo!!
Diedro 5 estrellas!!

Tercer largo. Lo vi bastante expo. Después de un paso duro de V+/6a te montas a una placa sin posibilidad de protección debajo de un muro ligeramente desplomado con bastante crunchimusgo. Aquí, tras valorar la situación y ver en el jaleo que ya estaba metido conseguí lacear un pequeño saliente y bordear el espolón a la derecha para meterme en un diedro tumbado con más musgo todavía... A partir de aquí con más instinto de supervivencia que precisión en seguir ningún itinerario reseñado conseguimos llegar a la R5 del Espolón Este. Sinceramente no tengo ni idea de por dónde sería mejor... lo vi muy desconcertante y confuso. Y poco o casi nada tocado después del pasito de salida de la reunión.
El Cuarto largo de la vía es común al 6 del Espolón. Aquí sí se nota el paso de escaladores.


Magnifico 5 largo!!
El quinto largo es de esos que desde fuera parece que va a estar impracticable por lo sucio que esta. Engaña. Donde agarras, pisas y empotras está muy aceptable. Largazo!! El plus sin duda a la graduación.
El último tramo está a tope de musgo también. Va en busca de los rapeles del Espolón y se puede empalmar al anterior.

Para bajar sin problemas por los rapeles del Espolón. Cinco hasta la vira y uno más al suelo.

De material algunos fisus los aliens y camalot hasta el cuatro. Repetir algún mediano para el último largo va bien.


Ismael y su comida para Gatos!!! Jajajajajaja.
Un buen croquis ayudaría bastante. El de la guía de Luichy es más para saber que por ahí va una vía que para escalarla. Pocos detalles y poca precisión a la hora de definir el itinerario.


Vía del Silencio. Riglos.

Más de dos años pasaban desde mi última visita a los Mallos.
Escalar aquí es siempre una grata experiencia. 


Verticalidad y ambiente ya desde los primeros metros
Llegando a R2.
Llegando a R5.
Asegurando desde R6
Llegando a R7. Este largo sin ser extremo, conviene controlar lo de protegerse en conglomerado
Un olé! a los aperturistas y otro a los que la han rescatado del olvido!!

Esta más que piada y contada por la red. Así que poco más que decir... También nos gustó mucho. Bonita de principio a fin. Aunque este semiequipada y el grado obligado no sea muy alto la vía exige y conviene ir con la peli centrada.
Madrugamos bastante y el sol solo nos tocó en una ocasión y ya en la cima. Manguita larga escalando en un día que cuando llegamos a la furgo marcaba más de 35°.

Pues nada un bañito en el Gallego y regreso a los calores de los Madriles!!


Volveremos!! Asuntos pendientes quedaron!! 


Saludos y buenas escaladas!!

Noroccidental Directa al pico Marboré

La noroccidental directa que nosotros hicimos, aproximadamente

La Gran Pared de la Cascada y la ruta seguida

La reseña de Kim Gil que tan bien nos vino.

Chavi y Lorenzo
26 y 27 de julio de 2016
“Píala tú que yo me voy de vacaciones” Pero, ¿qué contar de la vía?, si ni siquiera se la puedo recomendar a los amigos, si ni siquiera es difícil, si ni siquiera hemos escalado la vía, si ni siquiera sé por dónde hemos subido… sólo sé que empezamos por abajo y terminamos por arriba y al llegar a la cima teníamos la sensación de haber hecho una gran ruta.
Salimos de Gavarnie al amanecer, cuando el largo camino que nos separa del Circo está absolutamente desierto de turistas. Poco a poco las Paredes del Circo van pareciendo cada vez más grandes e inaccesibles.
La primera parte, la escalada de la Pared de la Gran Cascada, es una vía sinuosa que escala pequeños muros de roca mala y a menudo mojada separados por numerosas travesías herbosas, fáciles pero sin apenas protección. Una escalada fea y expuesta a la que le salva el impresionante escenario que la rodea con la Gran Cascada de más de cuatrocientos metros precipitándose a nuestro lado y los muros que conforman el singular Circo de Gavarnie también surcados por numerosas cascadas entre las que reconocemos algunas de las que hemos escalado en invierno. Tardamos unas seis horas en llegar a la base de la Cresta de los Druidas. Horario totalmente caracolero, la vieja guía Ollivier da para esta escalada de dos horas y media a tres (¡¡!! ), inexplicable, no tenemos la impresión de haber ido despacio, creo que sólo yendo en “emsemble” por los hierberos asumiendo grandes riesgos podríamos haber recortado el horario.
La segunda parte es la Cresta de los Druidas. No llevamos reseña, tan solo alguna indicación confusa que nos deja, pues eso, confusos. Entramos por la derecha de un gran diedro que tenemos enfrente, escalando sobre rocas imbricadas, descompuesta y de difícil protección aunque es una trepada más que escalada que hacemos en zapatillas y sin cuerdas hasta que la cosa se pone más expuesta y nos calzamos los gatos y empleamos un par de clavos para improvisar una mala  reunión. Serán los únicos clavos que pongamos. Llegamos así a la cresta pero no tenemos ni idea de por dónde ir, no lo tenemos nada claro. Así pues, decidimos escaquearnos y bordear la cresta en dirección a la Brecha Passet, primero trepando por la base, todo muy descompuesto, y después Chavi opta por subir por un nevero y yo continúo por la roca. No es una escalada difícil pero la mala roca, a menudo en forma de escamas, me hace pasar algo de miedo, y por supuesto, en muchos sitios está prohibido caerse. Por fin llegamos a la Brecha Passet y ya parece mucho más claro el camino a seguir.
Pero no, a pesar de llevar una reseña, el camino no está nada claro y seguimos escalando intuitivamente por la cresta haciendo algún tramo bastante difícil, con algún desplome de mala roca donde algún clavo, incluso un Alien abandonado, nos permiten pasar. Después un rápel equipado de 25 metros, y después, ya trepando por terreno mucho más fácil llegamos a la cima del Marboré. Desde luego no somos los primeros en pasar por allí pero esto no se parece para nada a la descripción de la Arista Passet que hemos visto en alguna guía.
A todo esto, cuando llegamos al Marboré ya son las diez y cuarto de la noche, ¡¡hemos tardado diez y seis horas desde que salimos de Gavarnie!!, unas cuatro horas más que el peor horario que pone en el libro de las Cien Mejores de Bellefon, y eso habiéndonos escaqueado en los Druidas.
Pero no estamos nada frustrados, todo lo contrario, cuando nos acostamos en el vivac de la cima del pico estamos más que contentos de haber llegado a la cima por esta particular Directa Noroccidental al Marboré. 
El descenso ya es otra historia. Intentamos bajar por las Rocas Blancas pero, después de seguir unos mojones (hitos) llegamos a un punto en el que no fuimos capaces de encontrar la continuidad. Además, más abajo, unos grandes neveros para los que no vamos equipados nos hacen desistir y volvemos a la cima para descender hacia el sur por la Brecha de Roldán, el refugio de Serradets y el camino que baja directamente al Circo. Total, siete horas y 2.160 metros de desnivel hasta el coche. Una verdadera paliza.
En resumen, una gran ascensión (que no gran escalada), de 1.600 metros de desnivel,  de esas que te dejan satisfecho y cuentas a los amigos, y a los nietos, pero de esas que haces una sola vez en la vida,… aunque tengo que confesar que yo ya la había subido hacia 35 años. Pero, claro, si un amigo te pide que le acompañes a un sitio así….yo no sé negarme.
(Antes de publicar la piada, le envío una copia a Chavi a ver qué le perece y me contesta: Perfecta piada aunque conforme pasan los días le encuentro más belleza al muro de la gran cascada, hasta me parece bonito el tramo ese tan mojado)

Lorenzo  
De madrugada, camino al Circo de Gavarnie

Al comienzo de la vía
Segundo largo, comienza la tónica; roca húmeda, o mojada, y hierba
A veces como un jardín vertical...
...pero en un marco incomparable.
Y a veces hasta escalamos
En la cresta de los Druidas. A estas alturas ya decidimos escaquearnos
Chavi opta por la nieve, yo por la roca. En dirección a la Brecha Passet.
Algunos largos de buena roca en la Arista Passet
La tarde se nos va echando encima...
...y la noche.
¡¡Vaya espectáculo el anochecer!!
Magnífico vivac en la cima del Marboré
Volvemos por la Brecha de Roldán
y volvemos a disfrutar del espectáculo de agua del Circo